¿Cómo manejar conversaciones difíciles en la era de Internet?

Hasta hace unos pocos años, todas las conversaciones que se llevaban en el ámbito profesional eran cara a cara.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por: Redacción En la mesa

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hasta hace unos pocos años, todas las conversaciones que se llevaban en el ámbito profesional eran cara a cara. O, si mucho, a través de cortas llamadas, según lo que permitiera la tecnología. Pero, con la llegada de Internet y las innovaciones que han surgido en los últimos años, ahora existen muchísimas maneras de conversar: chats, correos electrónicos, videollamadas, mensajes de texto, entre otros.

Estas nuevas posibilidades han permitido que se puedan realizar tareas, liderar proyectos o ejecutar acciones en equipo sin tener que estar en la misma ubicación de los demás participantes. Ahora todas las personas tienen la libertad de trabajar desde donde mejor lo sepan hacer, claro está, si la empresa o la tarea específica lo permite.

Sin embargo, tal y como lo señaló el psicolingüista Herb Clark, la comunicación humana está optimizada para que un pequeño número de personas hablen cara a cara en tiempo real y cuanto más nos alejamos de este ideal, más posibilidades existen para que la comunicación salga mal.

Más allá de esto, es normal que las organizaciones cuenten con equipos que trabajan en conjunto pero que nunca se ven en persona, aunque trabajan remotamente para cumplir con los mismos objetivos. Esta comunicación virtual, que es común tanto en la vida personal como la laboral, es difícil de llevar puesto que genera vacíos de información como por ejemplo el del lenguaje no verbal, ya que mientras nos comunicamos por un chat es imposible reproducir gestos o tonos amables que suavicen ciertas palabras.

Frente a este panorama impera la necesidad y la obligación de tener tacto para llevar con éxito conversaciones laborales o profesionales que puedan generar estrés. De ahí todos los que quieran comunicarse de manera efectiva, deberán pensar cuál es el medio apropiado para cada conversación. Por ejemplo, si el tema es la asignación de las tareas normales y el análisis de los resultados comunes y corrientes, no hay ningún problema en que la comunicación sea por correo electrónico o chat, pues simplemente se está chequeando el trabajo.

Un panorama muy distinto se da cuando el tema de la conversación está asociado a posibles errores dentro de un proceso o, simplemente, una comunicación que de antemano se sepa que puede ser desafiante.  En este caso es bueno tener precauciones: en primer lugar es necesario que haya copresencia de los involucrados y la mejor manera de lograrlo es a través de una videollamada, en la qinue se pueda establecer un contacto visual, donde los  participantes puedan ser testigos de lo que está sucediendo en el espacio del otro (dentro de lo posible debe ser tranquilo y libre de interrupciones).

Tener una agenda concreta es algo que puede jugar a favor, ya que puede contribuir de manera importante a ser específico, concreto y a abordar de la manera correcta conversaciones virtuales, pues estas suelen crear dos tipos de distancia: la física y las barreras mentales, que pueden crear incluso una mayor sensación de alejamiento. Frente a este panorama existen una serie de recursos que cualquier persona puede poner en práctica:

  • Planear las reuniones con antelación y definir bien el tiempo del que pueden disponer los participantes.
  • Plantear una agenda que se pueda seguir.
  • Asumir las reuniones con calma y tranquilidad y tratando de ser claro en lo que se tiene que decir.
  • Evitar la abstracción.
  • Finalizar la reunión con una retroalimentación de los acuerdos a los que se llegaron y las decisiones que se tomaron.
0

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

FULL MEALS

Infórmate por completo con todos los ingredientes.

Nuevos canales para parar, despertar tu mente y alcanzar la siguiente cima.

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe un mail mensual con contenido de alto valor.

Gracias por suscribirte a En Alza.
Ocurrió un error por favor intenta de nuevo.

Al suscribirte aceptas la Política y procedimientos para la protección de datos personales.

Si deseas suscribirte a contenido especializado haz clic aquí.