La receta para no perder la motivación laboral

La motivación puede ser un ingrediente más importante y eficaz que la inteligencia o el conocimiento, por eso preparamos hoy la receta perfecta para ponerla En la Mesa.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Redacción: En la mesa

Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Últimamente has sentido que no quieres llegar a tu trabajo y también te quieres ir de la oficina lo antes posible? ¿Sientes que lo que haces no te motiva ni te hace feliz? En muchos aspectos de la vida, incluyendo el trabajo, la motivación puede ser un ingrediente más importante y eficaz que la inteligencia o el conocimiento, por eso preparamos hoy la receta perfecta para ponerla En la Mesa y que empieces a disfrutar de lo que haces.

Lo primero que debes saber es que la motivación es un ingrediente que no debe faltar en tu vida, tanto laboral como personal, pues esta supone un cambio cualitativo a la hora de llevar a cabo tus tareas o trabajos y esto se traduce en una mayor productividad y, por ende, en la posibilidad de disfrutar de mucho más tiempo libre y de calidad.

Aunque parezca obvio, es vital pensar en la felicidad y hacerse algunas preguntas: ¿qué me hace feliz? ¿Qué tipo de actividades me gusta realizar? ¿Qué haría sin que me pagaran? ¿Con qué tipo de personas me gusta estar y trabajar? Si respondes estas preguntas con sinceridad es posible que puedas encontrar el camino o la ruta hacia la motivación y la realización personal, pues no es un secreto que nos sentimos mejor y disfrutamos muchísimo más de aquellas actividades en las que creemos y realizamos con personas por las que sentimos admiración, empatía y con las que nos relacionamos bien.

A continuación presentamos algunos ingredientes que te ayudarán a encontrar la motivación tanto en tu vida como en tu entorno laboral, pues debes tener presente que lo laboral y lo personal no son líneas totalmente desligadas, sino que por el contrario siempre están unidas de la mano y cuando una de las dos esta mal la otra, indefectiblemente, se ve afectada:

  • Trabaja en lo que te apasiona: ¿qué harías sin necesidad de que te pagaran un sueldo? Si tu trabajo, aparte de ser apetecido económicamente, supone para ti un reto personal e intelectual, no hay duda que estarás feliz y motivado mientras lo realizas, pues no cabe duda de que nos movemos en el mundo desde muchos aspectos y en muchos ejes: lo económico, lo cultural y lo social, y si tu trabajo logra moverse en esos tres aspectos y te reta a ser mejor en cada uno de ellos, seguro vas a realizar cada actividad con muchísimo gusto y sin necesidad de encontrar presiones exteriores.
  • Salte de la rutina: cuando entramos a la vida adulta lo más normal es que suframos un cambio radical en el que pasamos de llevar una cotidianidad cargada de actividades que no suponen muchísima responsabilidad a estar en una donde el cumplimiento de tareas se vuelve trascendental pues entrar al mundo productivo, laboral y de consumo supone, por supuesto, adherirse a un sistema económico que tiene muchísimas exigencias, entre ellas la de cumplir con tareas y responsabilidades. Sin embargo, no puedes permitir que la necesidad de cumplir responsabilidades se convierta en un impedimento para llevar una vida ágil y apasionada en la que busque la chispa de la felicidad en cada una de tus actividades. Una estrategia muy común para salirse de la rutina laboral es no permanecer siempre en el mismo espacio, sino estar en constante movimiento y aprovecha la tecnología para trabajar desde cafés, bibliotecas y lugares que te parezcan agradables y te hagan sentir que estás cambiando.
  • No te presiones: es muy común en entornos laborales y académicos escuchar la frase “sin presión no trabajo”, pero esta frase hay que empezar a desmitificar pues puede ser la culpable de problemas graves como la ansiedad y la depresión. Hay que dejar claro que cada ser humano es un universo complejo y plural, y que todos tenemos diferentes formas de ser y actuar, por lo que la frase cliché de “sin presión no trabajo” solo le puede funcionar a algunos. Como alternativa a la presión aparecen posibilidades de trabajar de una manera organizada: aprovechar el tiempo a la perfección y crear métodos de trabajo en el que todas las tareas estén planeadas e incluso los imprevistos tengan un espacio dentro de las agendas para así no llegar a puntos de estrés donde la presión y el estrés son máximos y el tiempo es limitado.
  • El trabajo no es lo único: a pesar de que muchos de los objetivos que tenemos en la vida están vinculados al trabajo, ya sea por búsqueda de la realización personal, profesional o económica, debemos tener en cuenta que hay muchísimos aspectos que se desligan de lo meramente laboral como, por ejemplo, el amor o la vida familiar. Algunos teóricos para equilibrar la vida que debemos llevar (en lo laboral y lo personal) proponen que la medida perfecta está en los tres ochos: ocho horas para trabajar, ocho horas para la vida personal y ocho horas para descansar. Esta manera de dividir el tiempo que surgió en la Europa post industrialización es, tal vez, la que se ha hecho más popular en el mundo y es por ella que hoy tenemos formas de operar que alternan entre lo productivo y lo personal.

Finalmente, es importante (como ya lo mencionamos) que pienses en las cosas que te gustan y trates de articular tu vida a partir de esos aspectos en los que te gustaría insistir y persistir. Además, no olvides que todos los seres humanos somos distintos y que la mejor manera para encontrar la motivación es ceñirse a tus gustos y buscar alcanzar los objetivos que te satisfacen a ti mismo.

Ya te pusimos la receta En la Mesa. ¿Cuándo la vas a preparar?

0

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

FULL MEALS

Infórmate por completo con todos los ingredientes.

Nuevos canales para parar, despertar tu mente y alcanzar la siguiente cima.

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe un mail mensual con contenido de alto valor.

Gracias por suscribirte a En Alza.
Ocurrió un error por favor intenta de nuevo.

Al suscribirte aceptas la Política y procedimientos para la protección de datos personales.

Si deseas suscribirte a contenido especializado haz clic aquí.