fbpx

La revolución educativa: ¿aún es necesario estudiar en una universidad?

La llegada de Internet y lo que ahora llamamos la Cuarta Revolución Industrial ha transformado todas las industrias.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por: Redacción En la mesa

Tiempo de lectura: 4 minutos

“Los jóvenes de hoy en día se están preparando para trabajos que aún no existen”. Esta es una frase que escuchamos frecuentemente y que responde al ritmo frenético en el que avanza el mundo y, con él, la tecnología.

Y es que el boom tecnológico, la llegada de Internet y lo que ahora llamamos la Cuarta Revolución Industrial ha transformado todas las industrias. La educación no ha sido la excepción.

Esto ha puesto En la Mesa una discusión fundamental para el futuro de la industria educativa y de la fuerza laboral: ¿es todavía necesario pasar por la universidad? Esta pregunta ha tomado mucha relevancia en los últimos años, más aún con la noticia de que Apple, Netflix, Google y otras compañías top en el mundo están contratando empleados sin necesidad de que tengan un título universitario. Sobre eso ya se pronunció Tim Cook, CEO de Apple (recordemos que el genio creador de la compañía de la manzana, Steve Jobs, nunca terminó la universidad) expresando que claramente muchas universidades no están enseñando las habilidades que los empresarios necesitan en sus colaboradores, como por ejemplo la programación.

También muchos empresarios, como Barbara Humpton, CEO de Siemens, han cuestionado la idea de que un pregrado te deje listo para la vida profesional. “Los trabajos usualmente piden un título de cuatro o más años, cuando en realidad el rol a desarrollar no requiere este requisito para llevarse a cabo”, afirmó Humpton en una entrevista a Business Insider.

En un artículo de Becky Frankiewicz, presidente de Manpower Group en Norte América, ahondó en la brecha que hoy existe entre lo que aprenden los estudiantes y lo que deberían saber para desempeñarse en el mercado actual. Esto es alarmante porque, según la OCDE, el 40% de los jóvenes entre 25 y 34 años se están graduando de la universidad.

¿Qué es lo que están buscando las empresas?

Es un hecho que muchos de los trabajos de hoy requieren habilidades que no necesariamente se obtienen en un salón de clase, aunque también puedan aprenderse en el contacto con otros estudiantes y docentes.

Entre esas habilidades están, por ejemplo, la resolución de problemas, el pensamiento crítico, el servicio al cliente, la capacidad de colaboración y la comunicación asertiva. En un reciente informe de Bersin (una empresa de Deloitte) encontró que los empleadores hoy buscan candidatos que sepan adaptarse a la cultura de su organización y que, al mismo tiempo, tengan la capacidad de aprender nuevas habilidades técnicas (como el análisis de datos o los diversos lenguajes de programación).

Empresas como Google y Amazon han expresado que lo que les importa es el interés de esos candidatos por aprender, y hablan de que una “mente insaciable” y mantener la curiosidad hará que un candidato sea más atractivo porque eso demuestra el potencial que tiene. 

¿Qué dicen En la Mesa opuesta?

Ahora, la educación formal aún tiene muchos defensores y muchas cifras la respaldan. Para Derek Newton, colaborador en temas de educación de la Revista Forbes, “las universidades son aún el mejor camino para obtener una buena remuneración”. La evidencia, según este experto, es que estudios en los que se analiza el retorno económico de un egresado universitario afirman, en promedio, que obtendrá 900 mil dólares más en toda su vida laboral que una persona que no sea profesional (esto en datos de Estados Unidos).

En ese mismo país una reciente encuesta afirma que solo el 2.2% de los graduados universitarios está desempleado. En Colombia la situación es más o menos similar: la tasa de desempleo general es del 10,5%, pero se estima que el desempleo entre graduados universitarios no alcanza el 5%. Esto sería un gran argumento para decidirse por estudiar una carrera profesional ya que, en la práctica, te da más posibilidades de acceder a un empleo. O al menos por ahora.

Una mirada más positiva en la educación formal y su relación con la vida productiva agrega que el hecho que las empresas sean más abiertas a contratar profesionales por lo que puedan aportar (así no tengan un título universitario) puede ser positivo, porque reta a las universidades a formar mejor su talento. Esto, a futuro, puede incentivar a las empresas a que paguen mejor a esos profesionales especializados. 

¿Y entonces qué hacer?

Lo único claro es que, por lo menos en el corto y mediano plazo, en Colombia aún existirá la preponderancia por contratar profesionales universitarios. No nos atrevemos a afirmar que una opción sea mejor que otra, lo importante es tener claro un proyecto de carrera profesional y revisar si el paso por una universidad puede enriquecerlo o no. Eso sí: estudiar y formarse siempre será importante (independiente si es un curso en línea, un taller presencial, un programa de educación continua, un pregrado o un posgrado).

En Estados Unidos – pero aplica para todo el mundo – uno de los principales argumentos en contra de la educación formal son los elevados costos, por lo que estudiar también se convierte en una decisión que implica planeación financiera. Si ese es tu caso, puedes hablar con los expertos de Ultraserfinco para que te brinden opciones que te acerquen a ese objetivo.
¿Y tú qué piensas? ¿Aún vale la pena ir a la universidad? En la Mesa te queremos escuchar.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

FULL MEALS

Infórmate por completo con todos los ingredientes.

Estados Unidos: PIB 3T 2019

13 Noviembre, 2019

Golpe duro a la moral fiscal

13 Noviembre, 2019

3Q19 Informe de Resultados

7 Noviembre, 2019

3Q19 Estimaciones de Resultados

7 Noviembre, 2019

Nuevos canales para parar, despertar tu mente y alcanzar la siguiente cima.

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe un mail mensual con contenido de alto valor.

Gracias por suscribirte a En la Mesa.
Ocurrió un error por favor intenta de nuevo.

Al suscribirte aceptas la Política y procedimientos para la protección de datos personales.

Si deseas suscribirte a contenido especializado haz clic aquí.