Las claves para que administres bien tu dinero este año

Si te sientes agobiado por las deudas o crees que la plata no te rinde, es probable que estés fallando en tu planeación financiera personal.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por: Redacción En la mesa

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Cuántas veces has escuchado la frase “es que mientras más ganes, más vas a gastar”? Probablemente muchas, al punto de que lo consideramos una verdad ineludible. Pero esto, con buena planeación financiera, no debería ser necesariamente cierto.

Si te sientes agobiado por las deudas o crees que la plata no te rinde, es probable que estés fallando en tu planeación financiera personal. Pero no te preocupes: siempre es un buen momento para preocuparse por este tema y nunca es tarde. Administrar bien tu dinero requiere disciplina y la creación de hábitos que te permitan estar muy seguro de todo lo que te gastas, controlar bien tus ingresos y egresos, y saberte dar gusto cuando así lo requieras.

¿Quieres administrar mejor tu dinero en 2020? Parte de una premisa clave: tus ingresos deben ser mayores a tus egresos. Suena lógico pero muchos fallan en esto. Una vez tengas eso claro, puedes considerar los siguientes consejos que te dejamos En la Mesa.

Lo primero: elabora un estatus 

Para empezar, es vital revisar en qué punto te encuentras. ¿Cuáles son tus pasivos (deudas y pagos? ¿Cuáles son tus activos? ¿En qué usas tu dinero? ¿Qué actividades puedes prescindir para poder ahorrar y cumplir tus objetivos?

Sin este balance o estatus de tus finanzas no podrás establecer, por ejemplo, qué porcentaje de tu salario puedes ahorrar o invertir en Fondos de Inversión Colectiva u otras alternativas.

Haz proyecciones

Después de elaborar tu balance, debes proyectarte a futuro. Tienes unos ingresos fijos (por tu salario o las actividades que realizas), tienes unos egresos que – en su mayoría – son constantes (la cuota de tu carro, apartamento, medicina prepagada, seguros, etc). Lleva este panorama a seis meses o un año y sabrás cuánto podrás ahorrar en este tiempo. ¿Te alcanza para tu viaje soñado? ¿O para ese nuevo proyecto? Solo así lo sabrás. Si el resultado no es el que quieres, revisa cuál de tus gastos puedes eliminar (acelerando el pago de una deuda o dejando un hábito de lado). Una buena recomendación es suspender el uso de las tarjetas de crédito por un tiempo, mientras se llega a un punto más equilibrado.

Ponte objetivos y metas

Fíjate un propósito: “voy a ahorrar el 20% de mi salario”, “voy a comprar estas acciones” o “quiero tener esto ahorrado a diciembre”. Solo así, y con disciplina, lo vas a lograr. Convierte esas metas y objetivos en un mantra. Esto te ayudará a hacer lo posible para lograrlo, ya sea reduciendo tus egresos o aumentando tus ingresos (con inversiones o, por qué no, un nuevo trabajo).

Ten en cuenta que esos objetivos deben ser alcanzables y coherentes, porque sino vas a perder motivación y probablemente te quedes en el camino.

Paga tus deudas

Uno de los principales objetivos a la hora de realizar una buena planeación financiera es enfocarse en el pago de tus deudas, ya que estas últimas limitan nuestro flujo de caja y, en muchas ocasiones, son determinantes a la hora de cualquier tipo de decisión financiera.

Ahora, al enfocarte en el pago de tus deudas puedes elegir varios caminos: una vía es la de pagar primero la deuda menor o la que tenga la menor cuota mensual; otros sugieren abordar las que te generen mayor estrés o carga mental; para otros es importante organizar las deudas por tasas de interés y tratar de eliminar primero las que cuentan con cargas más altas.

Sea cual sea el camino que tomes, es importante que tengas buenos hábitos de pago puesto que esto te abrirá muchas puertas en el futuro (no solo las de los bancos o las de diversas alternativas de financiación). Un elemento clave en la planeación financiera es la capacidad de endeudamiento, que te permitirá acceder a recursos para tus planes a futuro e incluso para llevar a otro nivel tus proyectos. Las deudas no son malas si son bien administradas y planeadas.

Apaláncate de la tecnología

Hoy en día existen cientos de herramientas que te ayudarán en tu planificación financiera, como Mint, You Need a Budget, Money Pro, entre otras. Varias de estas – incluso – se conectan con tu plataforma bancaria para controlar todos los gastos en tus tarjetas.

Pero hay más alternativas sin la necesidad de bajar una aplicación. Excel es una gran herramienta y puedes utilizarla a tu gusto. Descarga plantillas determinadas para este fin o realiza tu propia tabla de presupuesto personal.

Una buena planeación financiera te acercará a esas inversiones que te permitirán llegar a tu siguiente meta. ¡Empecemos!

0

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

FULL MEALS

Infórmate por completo con todos los ingredientes.

Nuevos canales para parar, despertar tu mente y alcanzar la siguiente cima.

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe un mail mensual con contenido de alto valor.

Gracias por suscribirte a En la Mesa.
Ocurrió un error por favor intenta de nuevo.

Al suscribirte aceptas la Política y procedimientos para la protección de datos personales.

Si deseas suscribirte a contenido especializado haz clic aquí.