¿Por qué la cuarentena ha sido buena para la naturaleza?

Mientras las empresas viven con mucha incertidumbre, el turismo está detenido y muchas personas han perdido importantes fuentes de ingresos, nuestro planeta ha tomado un respiro.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por: Redacción En la mesa

Tiempo de lectura: 4 minutos

Estamos viviendo una situación atípica: el mundo lleva semanas enteras de confinamiento y probablemente aún demore algunos meses más para que retomemos una dinámica similar a la que teníamos.

Debido a esto, la economía ha sufrido grandes consecuencias y la forma en la que estábamos acostumbrados a habitar el espacio y relacionarnos con los demás ha cambiado obligatoriamente.

Pero no todos son malas noticias: mientras las empresas viven con mucha incertidumbre, el turismo está detenido y muchas personas han perdido importantes fuentes de ingresos, nuestro planeta ha tomado un respiro. ¿Por qué? Básicamente porque la imposibilidad de movilizarnos ha reducido actividades que tenían un alto impacto en el planeta, por ejemplo el transporte en vehículos particulares y la generación de residuos asociados al turismo, entre otros. En la mesa hablaremos de los beneficios que ha tenido la cuarentena para el planeta.

La pandemia del Covid – 19 ha generado graves consecuencias generales para la humanidad, sin embargo, hay otros efectos inesperados y sorprendentes que han llegado con el virus, ya que se ha dado una reducción de las emisiones de gases que generan el cambio climático y, por ejemplo, casi en todas las ciudades todos podemos percibir un aire más limpio y una reducción sustancial de la contaminación auditiva.

Esto supone una profunda reflexión acerca del impacto que tienen las actividades productivas de los seres humanos en el mundo y cómo en estos ciclos de producción, en muchas ocasiones, nos llevamos al planeta por delante. De ahí  la importancia que tiene preguntarnos como individuos y como especie sobre la necesidad de generar un cambio.

Según diversas estadísticas, entre estas algunos datos de las Naciones Unidas, se ha comprobado que las emisiones de CO2 han disminuido de manera notable en los países más afectados, reduciéndose en porcentajes del 25% y más en comparación a períodos en los que las actividades se realizaban normalmente.

Esta reducción se debe a la disminución de las actividades industriales dependientes del carbón, el petróleo y a la desaceleración de la movilidad de las personas que está vinculada al tráfico aéreo global (generando emisiones de gases de efecto invernadero). Sin embargo, todo esto se da después de muchos años en los que las estadísticas han crecido y el mundo ha sentido el impacto. 

El regreso de un aire respirable, los pájaros cantando en las mañanas y en las tardes, el silencio al que nos hemos desacostumbrado y los animales salvajes viviendo la naturaleza de una manera mucho más adecuada en sus hábitats, suponen algunos momentos de alegría en medio de la crisis mundial, pero a su vez proponen un tema de reflexión para entender que como especie tenemos la posibilidad de crear un cambio frente a lo que no se venía dando de la mejor manera.

Darnos cuenta que no hay un mundo de repuesto y que debemos repensar nuestras formas de consumo porque los recursos no son ilimitados puede ayudarnos a crear un entorno mejor. Además, pensar que no somos individuos aislados y necesitamos de los otros para tener un planeta más justo con todos los seres vivos que lo componen. Esa puede ser nuestra bandera para generar consciencia.

Si cambiamos un poco nuestra forma de relacionarnos con los recursos naturales podremos apreciar el mundo y contribuir a su riqueza ¡En medio de la crisis hay pequeños detalles para alegrarnos y plantear la reflexión!

0

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

FULL MEALS

Infórmate por completo con todos los ingredientes.

Nuevos canales para parar, despertar tu mente y alcanzar la siguiente cima.

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe un mail mensual con contenido de alto valor.

Gracias por suscribirte a En la Mesa.
Ocurrió un error por favor intenta de nuevo.

Al suscribirte aceptas la Política y procedimientos para la protección de datos personales.

Si deseas suscribirte a contenido especializado haz clic aquí.