¿Qué hacer después de una discusión en el trabajo?

“Las buenas ideas y la verdadera innovación requieren de interacción humana, conflicto, discusiones y debate”

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por: Redacción En la mesa

Tiempo de lectura: 2 minutos

Margaret Heffernan, autora de diversos libros sobre negocios, dijo alguna vez: “Las buenas ideas y la verdadera innovación requieren de interacción humana, conflicto, discusiones y debate”. Esta frase, citada por Deborah Grayson en un reciente artículo para Inc.com refleja una realidad que tenemos En la Mesa: en el trabajo todos somos humanos y los humanos a veces discutimos.

¿Quién no ha discutido en el trabajo? Si bien es común que a veces intentemos evitar el conflicto, incluso al punto de no decir lo que pensamos para evitar una posible discusión, el principal consejo de los expertos es ser sincero mientras se tratan de exponer los argumentos de la manera más empática posible.

Amy Gallo, una colaboradora frecuente de Harvard Business Review, afirma que deberíamos cuestionar y expresar más nuestros desacuerdos en el trabajo. ¿Por qué? Según la autora, de esta manera se obtiene mejor retroalimentación, se mejoran las relaciones y se presentan más oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

En esto coincide Grayson cuando afirma que no decir lo que se piensa hará que, en el futuro, tomes posiciones mucho más agresivas cuando te enfrentas a una situación crítica. Es como si tuvieras En la Mesa una olla a presión que tarde o temprano terminará explotando. 

Tres consejos para después de una discusión en el trabajo

Si la invitación es ser más sincero con lo que creemos, esto puede acarrear mayores discusiones en el trabajo de las que hoy tenemos. Y esto no está mal: bien llevada una discusión puede finalizar en un “sano desacuerdo” o un “conflicto productivo”.

¿Pero qué hacer cuando las cosas se salen de control y se termina alzándole la voz al otro o irrespetándolo? Grayson brinda tres consejos en este caso:

  1. Reivindícate. Para Grayson, ofrecer una disculpa sincera por tu tono de voz o el contenido del mensaje es necesario si este fue tomado como rudo o agresivo. Ojo: pero en ningún caso se le debe trasladar la culpa al otro con frases como “lamento que tú me hayas hecho perder el control” o “una lástima que no me hayas entendido”.
  2. Expresa agradecimiento. Aunque es posible que tu discusión no haya sido con una persona cercana, una vez se dio el primer paso es positivo mostrar agradecimiento. Frases como “gracias por escucharme a pesar de nuestra discusión” serán bien recibidas y demostrarán tu apertura a que se mejore la relación.
  3. Deja la puerta abierta. Puede que la otra persona no quiera continuar con la conversación en ese momento. En ese caso, invita a la persona a acercarse a ti cuando esté listo para que escuches sus argumentos. Es importante que quede claro que deseas escucharla y finalizar el conflicto en los mejores términos posibles. 

Aplicados estos tres consejos harán que tu próximo conflicto laboral termine de la mejor manera. Recuerda que la mayor parte de nuestro tiempo la pasamos en relación a nuestros trabajos y es muy importante que nuestras relaciones sean lo más positivas posibles.

0

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

FULL MEALS

Infórmate por completo con todos los ingredientes.

Nuevos canales para parar, despertar tu mente y alcanzar la siguiente cima.

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe un mail mensual con contenido de alto valor.

Gracias por suscribirte a En Alza.
Ocurrió un error por favor intenta de nuevo.

Al suscribirte aceptas la Política y procedimientos para la protección de datos personales.

Si deseas suscribirte a contenido especializado haz clic aquí.